Jesús me ama, iglesia presbiteriana malaga

Quisiera utilizar el matrimonio como un caso práctico del principio mencionado arriba. No vivimos en un matrimonio libre de conflictos y tensiones. No hemos sido capaces de escapar a esos momentos de impaciencia y enojo. Todos hemos tenido discusiones y momentos prolongados de silencio. Hemos sido decepcionados por nuestro matrimonio en algún punto de nuestra vida (si eres soltero, aplica todo lo que he dicho a tus relaciones y amistades). Ahora, solo debes preguntarte: “¿De qué tratan estas tensiones y disensiones?”. Si leyeras un libro cristiano típico sobre el matrimonio, llegarías a la conclusión de que todas las peleas en el matrimonio se deben a problemas horizontales como pareja. Entonces la solución es que, si eres lo suficientemente listo como para hablar sobre la diferencia de roles, las finanzas, el sexo o la crianza de los hijos, serás capaz de evitar muchos de esos conflictos. Parece una buena idea, pero no es lo que la Biblia dice. Considera este pasaje: Si alguien quiere ser amigo del mundo se vuelve enemigo de Dios […] Así que sométanse a Dios. Resistan al diablo, y él huirá de ustedes. Acérquense a Dios, y Él se acercará a ustedes. ¡Pecadores, límpiense las manos! ¡Inconstantes, purifiquen su corazón! Reconozcan sus miserias, lloren y laméntense. Que su risa se convierta en llanto, y su alegría en tristeza. Humíllense delante del Señor, y Él los exaltará (Santiago 4:1-10). Presta atención a cómo Santiago explica por qué tenemos tantas riñas y contiendas. No dice que “es debido a esas personas difíciles con las que vives”, o que “resultan de los problemas en el entorno”. No, dice que son causadas por las “pasiones” que luchan dentro de nuestro corazón. En este contexto, pasiones significa un deseo poderoso y dominante. Si tengo problemas contigo es debido a un problema en mi corazón. En vez de ser gobernado y motivado por la gloria de Dios, mi corazón es gobernado por mis deseos, mis necesidades y mis sentimientos. Si esto es así, entonces constantemente tendré problemas con los que me rodean. Sumado a esto, Santiago nos dice que el conflicto humano tiene su raíz en el adulterio espiritual. Cuando nos colocamos en el lugar que solo le pertenece a Dios, siempre tendremos conflictos. Todo esto nos enseña cuánto necesitamos de la gracia de Dios en Jesús. Para profundizar y ser alentado: Isaías 29 

 

 Autor: Paul David Tripp 

 (Libro Nuevas Misericordias cada mañana) 

El conflicto humano

“Quisiera utilizar el matrimonio como un caso práctico del principio mencionado arriba. No vivimos en un matrimonio libre de conflictos y tensiones. No hemos sido capaces de escapar a esos momentos de impaciencia y enojo. Todos hemos tenido discusiones y momentos... leer más

Hoy recordamos la vida, pasión y muerte del Señor en la cruz

En un día como hoy hace más de dos mil años, Jesús inicia su travesía entrando en Jerusalén para darse a sí mismo para morir por nosotros en la cruz. Es por ello que en estos días que conocemos como “Semana Santa” se recuerda la vida, pasión y muerte del Señor en la... leer más

Verdadero Gozo

A veces el hombre de nuestra sociedad piensa que el gozo real está emparentado con los placeres de esta vida, de disfrutar de la familia, deportes, aficiones … Para otros, piensan que la alegría es vivir ausentes de problemas y sufrimientos, cosas que son muy difícil... leer más

¿Qué es el Evangelio?

¿Qué es el Evangelio? El evangelio no es una doctrina, y mucho menos una ideología, es un mensaje; proclama que Dios viene a nuestro encuentro por medio de Jesucristo. ¡Este es su objetivo! El Evangelio no sólo tiene que ver con la relación nueva y definitiva que se... leer más

Ayuda mi Incredulidad

Jesús le dijo: “¡Si puedes creer! Al que cree todo le es posible!” Marcos 9:23 (Rv 60) Mientras la emoción embarga la multitud, un hombre se acercó a Jesús y le explicó lo que sucedía con su hijo, quien estaba enfermo. Ese joven no podía hablar, y además no podía... leer más

Creer en Jesucristo, es hallar la Salvación

“Todos los que en Él (Jesús) creyeren, recibirán perdón de pecados por su nombre” Hechos 10:43 (Rv 60) Jesús fue el nombre que el Hijo de Dios tomó cuando vino a la tierra en un cuerpo de hombre para buscar y salvar a los que estaban perdidos (Lucas 19:10). El nombre... leer más